Madagascar, un país que visitar en pareja

Si para ustedes, luna de miel rima con cena romántica en una playa tranquila, Madagascar es un destino que les convenga. Si asocian más bien la luna de miel con el descubrimiento de un país de múltiples facetas, la Gran Isla satisfará a sus expectativas.

Vivan el amor en las playas paradisiacas

 

 

Bellas playas de arena blanca bordeando una mar turquesa y límpida, Madagascar las alberga muchas. Cualquiera que sea la parte de la isla que les interesa, el norte, el sur, el este o el oeste, las encontrarán ciertamente una que responde ampliamente a sus expectativas de paisaje digno de un postal.

En el norte, pueden elegir entre Diégo, sus parques nacionales y sus spots de kitesurf, y Nosy Be con sus mini cruceros hacia los islotes circundantes. Si prefieren la costa oeste, Anjajavy les acoge en aislándoles del resto del mundo. Podrán entonces celebrar plenamente su nueva vida en pareja sin que nada pueda molestarles. Podrán alternar allí su sesión de ocio en la playa con una zumbillada en la vegetación exuberante que predomina este pedazo de tierra. En la costa este, Sainte Marie es sin discusión uno de los destinos insignias de su viaje Madagascar. En el sur, Tuléar y Fort-Dauphin, entre otros, les reservan su pedazo de cielo que compartir en pareja.

Opten por una estancia itinerante

Si prefieren marcar su luna de miel del sello de descubrimiento, muchos circuitos se les presentan a ustedes. Pueden por ejemplo empezar por la RN7 (Carretera Nacional 7) con una parada en Antsirabe para apreciar el encanto de esta ciudad termal. Sigan hacia Ranomafana para gozar de una bocanada de oxigeno en el parque y apreciar las esplendidas creaciones artesanales. En Isalo, caigan fascinados de los paisajes lunares durante una estancia en uno de muchos ecos refugios de la zona. Disfruten luego de playas espectaculares de Tuléar afín de compararlas mejor a las del norte o del este del país.

Galeria

No hay comentarios

Dejar respuesta