Trucos para los zapatos de Comunión

portada

A veces es inevitable tener que comprar calzado nuevo para la Comunión, ya sea porque no se tiene o porque se quiere estrenar unos nuevos para esa ocasión especial.

Os traemos trucos o sugerencias que pueden ser de utilidad cuando los niños estrenan zapatos nuevos, lo que buscamos como papás es que los niños pasen un momento inolvidable pero si no tenemos en cuenta ciertas cosas pueden sufrir molestias, rozaduras, incluso verse en la situación de sacarse el calzado porque molesta.

  1. Lo más importante es que se compren zapatos cómodos, que queden bien desde el principio y de esa manera evitarán tener que ensancharlos o cambiarlos.
  2. Es más conveniente elegir modelos que puedan usarse en otras ocasiones, ten en cuenta que incluso pueden teñirse si es que son blancos.
  3. Compra si es posible los zapatos por la tarde, ya es cuando los pies pueden estar hinchados por caminar o jugar durante la mañana.
  4. Compra los zapatos mucho antes de la fecha de comunión. Así tendrás tiempo para ajustarlos o cambiarlos si es necesario.
  5. Busca que el calzado sea flexible. Por lo general, los zapatos de cuero se adaptan mejor y ceden más que los sintéticos.
  6. Prueba los 2 zapatos ya que puede que uno apriete mas que otro.
  7. Si notas que le quedan un poco ajustados, conviene probar un número más ya que a veces las tallas pueden variar un poco según el diseño y la marca.
  8. Si los zapatos son nuevos, haz que tu niño lo use unos días antes y que no los estrene el mismo día, para que se vayan adaptando a la forma de pie y además podrán detectar si le roza o aprieta por algún lado.
  9. Si han detectado que produce rozaduras pueden colocar algún producto para evitarlas al igual que con las quemaduras, que pueden solucionarse colocando algún tipo de almohadilla de gel o “tirita”para proteger el pie
  10. Sí un zapato resulta muy estrecho puedes untarlo por dentro y en la zona de las costuras con crema hidratante para el cuerpo tipo nivea, rellenarlo con papel de periódico humedecido presionando bien y déjalo por unos días hasta que se ensanche.
  11. Otra forma de ablandar los zapatos nuevos, es humedecerlos por dentro con alcohol, luego úsalos y camina hasta que se adapten a tu pie.
  12. Si el zapato aprieta se puede aumentar un poco la talla del mismo llenando una bolsa pequeña con agua y cerrándola herméticamente, luego la colocas dentro del zapato donde más ajusta y lo guardas envuelto en el congelador por algunas horas.  Al sacarlo podrás comprobar que se ha estirado.
  13. Si aprietan se pueden agrandar usando calcetines gruesos y calentar la zona con un secador de cabello, esperar hasta que se enfríen y probarlos con las medias que se usarán ese día. Repite las veces que sea necesario y luego protege el zapato con betún para que recupere su humedad y elasticidad.
  14. Ensancharlos con bolitas hechas con medias es otra alternativa fácil y efectiva, el truco es que quede bien relleno con las medias.
  15. Otra forma de ensanchar zapatos es con una horma, pero si no se tiene se pueden optar por rellenar con trapos, toallas pequeñas humedecidas con alcohol, incluso rellenarlos con papas o pelotas de tenis.

 

Galeria

1 Comentario

Dejar respuesta