La Novia de Rojo ; Laura & Chiqui

Una boda intima muy personal Las Catalinas se lucen!

Sí has leído bien, la novia que te traemos hoy eligió el color rojo para su vestido de novia, y esta no es la única regla que rompieron Laura y Chiqui el día de su boda. Te adelantamos que en lugar de alianzas simbolizaron su unión atándose un lazo en el dedo, también que el mismo día que se casaron, su pequeña Alejandra, cumplía su primer añito, y que decidieron celebrarlo todo junto en una fiesta muy emotiva en la que solo estuvieron sus seres más allegados. Con este post nos hemos propuesto desmontar esa recurrente teoría de que todas las bodas son iguales ¿te quedas a verlo?

 

¿Para qué están las reglas si no es para romperlas? eso es lo que pensaron Laura y Chiqui cuando empezaron con la organización de su boda. Sabían desde el principio que celebrarían un día tan especial de una forma muy sencilla y personal. Ella no quería ser una novia convencional, y en lugar del clásico vestido blanco se decantó por un precioso diseño rojo con escote en la espalda de Veneno en la piel y lo complementó con una corona de flores secas de La Esquina de Lupita para su pelo. Como Laura, si lo que buscas el día de tu boda es sentirte cómoda, es esencial escoger el vestido que mejor te defina, ella desde luego acertó con su elección, su sonrisa permanente la delataba.

El lugar elegido para la celebración fue El Pedregal, una preciosa finca privada ubicada en Valverde de Leganés. Un sitio en el que no faltaban rincones con encanto como el elegido para oficiar la ceremonia civil. De fondo, esa pared de piedra cubierta de hiedra y, contrastando con su verdor, dispusimos un precioso surtido de dalias, crisantemos, claveles, lisianthus, en tonos rojos amarillos, verdes fuxias… Mucho color y alegría en la decoración de esta boda, porque así es esta pareja, alegre y divertida. Allí se ofició la ceremonia civil a cargo de unos maestros de ceremonia muy especiales: dos amigos íntimos de Chiqui que se encargaron de sacar a los asistentes risas y lágrimas en igual medida.

 

El baño de color alcanzó también a El Carrino de Catalín en su rincón dulce. Allí, entre cenachos de flores, aguardó a los más golosos lleno de chuches, cupcakes de colores, y una deliciosa nacked cake de De un Bocado.

Échale un vistazo al reportaje completo y no te pierdas un detalle de esta bonita boda. Y tú… ¿eres más de hacer una boda íntima o de celebrarlo con una fiesta a lo grande?

 

     lascatalinas.es

Galeria

No hay comentarios

Dejar respuesta