¡Cásate en el campo!

Con la primavera a la vuelta de la esquina es inevitable empezar a pensar en el sol, la subida de las temperaturas, las flores a nuestro alrededor… ¿Habéis imaginado un marco más idílico para vuestra boda? ¿No? Pues si sois tan amantes de las bodas campestres como yo, seguid leyendo.

Cada vez es más habitual saber de gente que se casa o se ha casado en el campo y es que es normal pues estas tienen una magia especial. El encanto de una boda en el campo reside en introducir la naturaleza en la propia decoración y aprovechar su belleza para crear ambientes únicos. Cuando se organiza en un sitio cerrado es necesario adornarlo todo con muchas flores y más detalles mientras que al aire libre, el espacio natural que te rodea ya es parte de la decoración.
Si os estáis planteando celebrar una boda campestre sabréis que tenéis muchas opciones para llevarla a cabo pero seamos ordenados:

   · EL LUGAR:
Cuando hablamos de casarnos en el campo parece que lo que vayamos a hacer es coger cuatro mantas, dos cestas de picnic e irnos al monte… No, no es eso exactamente (aunque si eso es lo que deseáis, es perfecto).
Fincas privadas, casas rurales, castillos, jardines botánicos… En realidad, cualquier sitio que tenga un bonito y gran jardín puede ser una buena opción. Pero si lo que queréis es estar totalmente en contacto con la naturaleza, podéis buscar arboledas, praderas o bosques desordenados con espacio… En estos casos, el ambiente será aún más bucólico y de cuento.

   · LA DECORACIÓN:
Como en todas las celebraciones, esta debe estar en consonancia con el entorno en el que nos encontramos. Pero en las bodas hay que tener en cuenta un aspecto más: el estilo que queremos conseguir (rústico, hipstervintagecountry, shabby-chicboho…).
Para la ceremonia, una gran pérgola de madera, un arco con cintas de tela o de flores, una puerta antigua… os servirá de altar. A la hora de sentar a los invitados, las tradicionales sillas plegables de madera o algunas más elaboradas o incluso balas de paja cubiertas de tela o encaje son opciones a tener en cuenta.

Será todo un acierto utilizar pompones o farolillos de papel, candelabros, jarrones antiguos, fotografías o incluso muebles y maletas vintage para completar la ambientación del lugar. Todo es cuestión de pensar un poquito y jugar. ¡Imaginación al poder!

Otro elemento a tener en cuenta es la colocación de las mesas. A mí las que más me gustan para este estilo de boda son las rectangulares largas, aunque siempre se pueden combinar. Por ejemplo, largas para los amigos cercanos y redondas para demás familiares. Recordad que el seating plan debe de estar en un lugar visible y que es un elemento decorativo más, así que aprovechadlo.Apenas se le da importancia a la lencería pero tiene un gran protagonismo en la decoración. Hay una gran variedad de opciones que van desde los típicos manteles y cubremanteles blancos hasta dejar la mesa al descubierto. Se trata de elegir la que más os guste y concuerde con vuestra personalidad y la de la boda.

   · LAS FLORES:En cuanto a flores, especies silvestres como margaritas o lavanda son esenciales. Por otra parte, los tulipanes, las hortensias, las rosas de pitiminí o las peonías quedarán preciosas en arreglos sencillos con una combinación de colores y tamaños adecuados.Lo más importante a la hora de elegirlas es la paleta cromática que vamos a usar y qué queremos transmitir. No es lo mismo una boda al aire libre pero con un protocolo relativamente estricto que una de estilo boho o shabby-chic; la composición y colores que usaremos en unas y en otras serán totalmente distintas.

   · ILUMINACIÓN:Al ser exterior, este punto es vital; ya no sólo por lo funcional sino por lo estético. A mí la iluminación que más me gusta para las bodas en el campo es la de tipo verbena o guirnaldas de luces. A parte podemos usar velas o bombillas colgantes al igual que lámparas pequeñas en las propias mesas.

   · ESTILISMO:Aunque defiendo con uñas y dientes que cada novia y novio debe llevar lo que quiera, me encantan esas parejas que se animan a vestirse acorde al entorno en el que se casan. Novias con vestidos sencillos, encaje, coronas de flores… Novios con trajes de tejidos menos pesados, sin corbata… Incluso parejas con un look más bucólico e informal.

Algunas otras ideas que podéis apuntar son: recibir a los invitados con limonada (les transportará a la infancia); dejar a un lado los detalles aburridos y regalar una pequeña flor, las suculentas y los cactus son perfectos; combinar el tradicional servicio en mesa con un buffet de comida internacional, ¿os gusta Italia? ¿qué os parece un expositor con varios tipos de pasta, salsas, risotto, pizzas…?; también podéis optar por hacer una barbacoa… En cuanto a la decoración, las bañeras antiguas o las carretillas os pueden servir para algo más: ponedle hielo y tenéis una “nevera” perfecta y original para las cervezas y refrescos. ¡Ah! Una recomendación: regalar abanicos y protectores de tacones de silicona o esperdenyes a las invitadas, será un detalle de lo más útil.

Hasta aquí el post de esta semana, ¡espero que os haya gustado! Este es mi estilo de boda favorito de ahí a que haya este aluvión de fotos… Poco a poco, iremos hablando de los otros. Si queréis que escriba acerca de alguno en concreto, no dudéis en ponerlo en los comentarios, al igual que si tenéis alguna sugerencia. Nos leemos la semana que viene, hasta entonces… ¡sed felices!

Fuente Imagen: Pinterest; We Heart It; AnimaCatering; BlogDecoracionVintage; OuiOuiBlog; GreenWeddingShoes; Trendencias; TendenciasDeBodas

Galeria

    boda campo

No hay comentarios

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.